Padre Martín Pongutá SDB

El P. Martín estuvo el día en que se constituyó la Fundación y está con nosotros desde la partida al Cielo del Padre Jaime. 

 

Sacerdote Salesiano de la Inspectoría San Pedro Claver. Es Licenciado en Filosofía (1977)  y Licenciado en Teología Fundamental (1979) de la Pontificia Universitas Gregoriana de Roma. 

 

Magister en Orientación y Asesoría Educativa (1990) de la Universidad Externado de Colombia, Bogotá. Doctorado en Filosofía (1994) en la Pontificia Universitas Gregoriana de Roma. Traductor del pensador  Maurice Blondel al Español.

 

Fue Coordinador de Estudios y Profesor de Introducción a la Filosofía, Antropología Filosófica, Metafísica y Filosofía de la Religión en el Estudiantado Filosófico  Salesiano de Bogotá, Colombia (1995).

 

Encargado del Seminario sobre Maurice Blondel en la Universidad de La Salle en Bogotá, Colombia (1998).  Profesor de Metafísica (2004-2005) y Filosofía de la Religión (2004) en la Uniminuto en Bogotá, Colombia. Profesor en la Universidad Javeriana y de Filosofía en el Colegio Salesiano de León XIII, en Bogotá del 2009 al 2013. Durante el 2014 fue Vicario en la obra salesiana Juan Bosco Obrero. Desde el año 2015 forma parte de la Comunidad del 20 de Julio. Enseña  en el  Seminario Mayor de Bogotá los cursos: Introducción a la Filosofía y el Seminario sobre San Agustín.

 

Dio la última bendición al Padre Jaime. Nos anima y acompaña. Es miembro Principal del Consejo de Fundadores de la Fundación Padre Jaime.

 

En el año 2014 preparó la versión digital de la obra del Padre Jaime Rodríguez: "Padre Serafín García Hernández-La dimensión misionera como sublimación de la vocación salesiana".

 

 

Fotografías

Con Monseñor Reinhard Molitor en la Sacristía de la  Parroquia de Santa Ana en Twistringen, Alemania, 2012

Con Monseñor Reinhard Molitor en la Sacristía de la  Parroquia de Santa Ana en Twistringen, Alemania, 2012
Con Monseñor Reinhard Molitor en la Sacristía de la Parroquia de Santa Ana en Twistringen, Alemania, 2012

Con el Padre Leonardo Gómez, en la Misa de exequias del Padre Fernando Peraza en Agua de Dios, Cundinamarca, 2013.


Publicaciones

Rasgos principales de una filosofía de la educación según la filosofía de la acción de Maurice Blondel. (1994)

 

El ser y los seres: ensayo de ontología concreta e integral Autor: Maurice Blondel. Traducido por el Padre Martín Alonso Pongutá Hurtado SDB. Ediciones Salesianas, 2005.

 


El sistema preventivo de Don Bosco en sus instituciones educativas. 2010.


La acción educativa y su filosofía en Maurice Blondel. Autor: P. Martín Alonso Pongutá Hurtado SDB. 


Disertación para el Doctorado en Filosofía Pontificia Universitas Gregoriana Roma. 


Ediciones Salesianas. 2010.

Ponencias

"Maurice Blondel: Una vocación con una misión". Foro  XV Nacional de Filosofía. Noviembre 5 del 2005.

Reseñas

Breve nota  introductoria para la traducción de "El ser y los seres". Ensayo de Ontología concreta e integral de Maurice Blondel. Bogotá, D.C. Ediciones Salesianas. 2005. Cuadernos de Filosofía Latinoamericana. Universidad Santo Tomás. Facultad de Filosofía. Vol. 27-No. 94. Enero-Junio 2006.

Traducciones

"Lettre sur les exigences de la pensée conttemporaine en matiére dapologétique et sur la méthode de la philosophie dans létude du probleme religieux". (1896).


LIllusion Idéaliste (1898).


"Principe élémentaire dune logique de la vie morale" (1903) con documentos adjuntos.


Dialogues avec les philosophes. Descartes-Spinoza-Malebranche-Pascal-Saint Augustin. Préface para Henry Gouhier. Paris: Éditions Montaigne. 1996.


De vinculo substatiali et de substantia composita apud Leibnitium. La tesis latina de 1893. Con la introducción de Claude Troisfontaines.


Une énigme historique le "vinculum substantiale" dapres Leibniz et lébauche dun réalisme supérieur. 1930. Con la introducción de Claude Troisfontaines.





Homilías

Bogotá, D.C., Enero 9 del 2018

 

EXEQUIAS DE MARTHA BAYONA DE COMBARIZA

miembro del Grupo de la Misa Mensual de la Fundación Padre Jaime

 

Queridos hermanos:

 

               La muerte de Martha es uno de los indicadores que nos da el Señor en este año de Gracia 2018.

 

              Conocí tempranamente a Luis Jorge Combariza en 1955, siendo yo un niño de 12 años en el Colegio Salesiano Maldonado de Tunja. Luego en las pocas veces que reemplacé al P. Jaime García en la Eucaristía de la calle 94 con 7ª nos encontramos varias veces con Martha…hasta la novedad de su última prueba. La visitamos con Rosemary en la clínica de San Ignacio. Ya en esa visita me habló de la gravedad de su enfermedad. Luego, cuando oramos juntos en la casa de su hija Paola,  en la víspera de la Navidad día en el que recibió la unción de los enfermos y, finalmente, en la Solemnidad de la Epifanía del Señor,  el día de su encuentro definitivo del Señor, en su apartamento.

 

            Dios nos da signos de su venida, signos que no siempre logramos comprender. El llamamiento para Martha fue en su salud; ella fue muy consciente de esto y la familia toda la acompañó en su sufrimiento. Recibió, siempre que pudo, la comunión y, el Dios de la Vida, en la mañana de su último día le dio recibir la “La Bendición de María Auxiliadora”, Madre de Dios y Madre nuestra, antes del encuentro definitivo con Él. Dios nos llama siempre, por su bondad y su misericordia, en nuestro mejor momento, precisamente cuando ya estamos preparados para ir a Él.

 

            Queridos hermanos: Para el misterio de la vida como para el misterio del sufrimiento y de la muerte no alcanzan los recursos humanos. El alcance de la razón deja ver muy bien sus propios límites, pero no es éste el único recurso que Dios nos dio. Tempranamente recibió Martha el don de la fe en la atmósfera de la familia que ella tuvo con sus padres y sus hermanas Amparo y Constanza, aquilatado luego en el Colegio de la Consolación  y posteriormente en la  familia que ella formó con Luis Jorge hace 48 años y con los hijos que Dios le dio (Paola y  Ómar, David y Patricia), y que va hasta el regalo de los nietecitos (Paula Catalina, Isabela, Juan Nicolás y Juliana).

 

            El contexto litúrgico del Adviento, de la Navidad, de las solemnidades de la Virgen María Madre de Dios junto con el inicio del año 2018, de la Epifanía (domingo, 7 de enero) y del Bautismo del Señor (ayer 8 de enero) nos ayuda a captar muy de cerca la Providencia amorosa de Dios y cómo la iniciativa de Dios se une con los caminos de sus hijos. Es una brevísima historia de salvación para la familia. Ojalá aprendiéramos pronto a reconocer esa Providencia admirable, presente en la misma forma como se manifiesta en esta familia Combariza-Bayona.

 

            Martha tuvo la gracia de este último Adviento de la liturgia que celebramos en diciembre como preparación inmediata para la segunda venida del Señor en el curso de su vida, para su encuentro definitivo con Él. Dios ha culminado su obra en ella. El ejemplo que deja a su familia es el de  vivir alegremente, siendo solidaria y amorosa, pero  especialmente el buscar hacer la adorable Voluntad de Dios. Cumplió su tarea, como esposa, madre y abuela. También como arquitecta y docente universitaria en la Universidad Católica y en la Universidad la Gran Colombia. Como templo vivo de Dios, que es cada creyente, fue materia dúctil para su obra; incluso los andamios de esa construcción: el aporte de todas las personas que encontró en su camino y que poco a poco se le fue retirando contribuyó al logro de la altura de la obra que Dios quería de Martha. Es siempre Dios quien da el acabado final, quien corona su obra.

 

            Martha se nos adelantó y nos aguarda. Ella nos invita con su vida y su ejemplo a dar nuestra respuesta personal a Dios. Por la “comunión de los santos” ella seguirá esperando una decisión y un temple que dará consistencia a nuestros pasos inciertos hasta llegar a la Meta que Dios se propone con nosotros.          

 

             A través de Luis Jorge, se apropió de los valores salesianos siendo  miembro activo de la Asociación San Juan Bosco y de la Fundación Amigos de Juan Bosco Obrero.

 

            La obra iniciada por el P. Jaime Rodríguez Forero sdb, la Fundación Padre Jaime, para apoyar las vocaciones sacerdotales salesianas, está en proceso. Martha nos acompañó por 8 años en el trabajo de esta Fundación.   El Señor que es el Camino y la Verdad y la Vida, nos ayude a realizarla como lo hizo Martha que ofreció generosamente la prueba final de su vida por el cumplimiento de esta misión. Ella se nos adelantó y está ayudando a preparar el sitio que Dios en su Gracia nos conceda. El mejor anhelo es el de encontrarnos en la Casa del Padre también con quienes nos ayudaron y seguirán ayudándonos a recorrer nuestro camino.

 

¡SEA ALABADO JESUCRISTO!

 

¡SIEMPRE SEA ALABADO!         

 

                                                                                      ***

            

Bogotá, D.C., Enero 11 del 2018

 

EXEQUIAS DE MARTHA BAYONA DE COMBARIZA

 

miembro del Grupo de la Misa Mensual de la Fundación Padre Jaime

 

Queridos hermanos: 

 

La pedagogía de Dios para con nosotros nuevamente nos ha preparado un indicador en la despedida de Rafael, “Rafico” como lo llamaban el Padre Jaime y los amigos y compañeros de Air France. En la mejor forma, el Señor nos ha comunicado su propia Palabra y la misión correspondiente. Cada uno de nosotros está llamado a precisar temprana y claramente, con la ayuda del Señor, su propio llamamiento y su propia misión. Pedro Casaldáliga lo enunció en una forma muy hermosa: “El llamamiento del Señor, tan precoz como la vida”. El Señor siempre nos da signos, indicadores claros de este llamamiento. 

 

              En el caso de Rafael, cuando su  vida empezó de la mano de sus padres Pastor y María Cristina y luego  su vínculo salesiano el cual se forjó en el colegio durante sus años de primaria.  Sería más tarde cuando encontraría al Padre Jaime con quien le unió siempre el cariño de un hijo. En su última estadía en la clínica, durante la noche se oyó su voz llamándolo desde su sufrimiento. Y pocas horas antes de partir de este mundo, escuchó junto con el Rosario y las letanías, la oración al Padre Jaime, la cual reposa entre sus manos.

 

            La misión de Rafael está ahora más clara para todos: ser punto de referencia para tres generaciones de su familia, como hermano y tío. Ser vínculo entre compañeros de trabajo durante 47 años dando testimonio cristiano con la eficiencia de su trabajo, puntualidad y ayuda concreta para muchos pasajeros de Air France  y ampliando el círculo de amistad inicialmente construido con Hernán Rodríguez Forero para incluir al  Padre Jaime, quien gracias a Rafael pudo ser sacerdote para los funcionarios y familias de Air France.

 

           El Señor me concedió atenderlo espiritualmente durante estos meses, para llevarle consuelo con la Eucaristía, la Unción de los Enfermos y la bendición de María Auxiliadora. Lo encontré rodeado permanentemente por sus hermanas, sobrinos y sus pequeñas sobrinas nietas Sarita y Gabriela a cuyas voces respondía con las pocas fuerzas que le quedaban.

 

           Tenemos ante nosotros muchos signos de su profunda vida espiritual: las Hermanas de la Anunciación lo recuerdan visitando su capilla dos veces al día: para el Rosario y luego para la Eucaristía.  Sus sobrinos Luisa, Hayden, Lucía, Alex, Gary y sobrinos nietos Giovanni, Landon, Catalina y Matías lo describen como amoroso, estricto, puntual, respetuoso, muy independiente, capaz de hablar de todos los temas con agudeza y propiedad. Lleno de detalles con las personas de la familia, amigos y compañeros. Así que el crucifijo en el pecho, en su último día, sintetiza lo que acabamos de proclamar en el salmo: “El Señor es mi pastor, nada me falta”.

 

Es siempre grato recordar esos momentos especiales en los cuales, por bondad del Señor, recorrimos el mismo camino. Uno de esos momentos ocurrió en el Colegio Salesiano de León XIII con la Fundación Padre Jaime... Una de las actividades en las cuales participaba siempre era en la Eucaristía dominical que el P. Jaime celebraba a las 7.00 a.m. en el Santuario de Nuestra Señora del Carmen. Era, creo, una promesa al Señor cumplida por él en las celebraciones de las Eucaristías del Padre Jaime y luego, a su muerte, en las de la Fundación Padre Jaime, hasta la de hoy en el templo de Cristo Rey, en donde culmina Rafael su peregrinación y en donde nos despedimos de él, con la esperanza de encontrarnos un día en la Jerusalén Celestial.

 

Así como hemos intentado leer en el tiempo aspectos significativos de la vida de Rafael, cada uno puede hacer el intento de reconocer la Providencia amorosa de Dios que permanentemente acompaña su caminar en este mundo. Esta lectura no tiene nada de banal, es la lectura de la propia historia con la mirada de Dios. Con razón alguien atribuía a San Francisco de Sales un pensamiento que es muy iluminador porque el poder creador de Dios es el que llama a la Vida y nos da esperanza:

                                                                               “El tiempo para buscar a Dios es la vida.

El tiempo para hallar a Dios es la muerte.

El tiempo para poseerlo es la eternidad”.

 

De los compañeros de camino en la Fundación Padre Jaime,  Héctor, Olga, Martha y Rafael se nos han adelantado en su encuentro con el Señor, quien sabe prepararnos para celebrar juntos con Él, el logro de su obra en cada uno de nosotros. Esos son los indicadores que nos ha dado el Señor de la Vida.

 

¿Qué más nos comunica hoy el Señor? Toda la liturgia del Adviento y la Navidad con sus solemnidades nos quiere preparar para su segunda venida. La preparación de Rafael tuvo diversas pruebas en las enfermedades con que se encontró desde ese año 2010 en el que nos conocimos, en las que contó con los suyos y con manos amigas como las de Raymonde quien le abrió las puertas de su casa para cuidarlo. 

 

              La familia conoce muy bien cuáles fueron las pruebas que el Señor le envió   y con las cuales Rafael fue alcanzando la Meta que hoy celebramos con absoluta certeza: Rafael está en la Casa del Padre, en el ámbito de Dios, que estuvo desde el comienzo y que siempre le acompañó, hasta recibirlo en su Reino.

 

Sus hermanas Lucy y Gloria, su cuñado Miguel Ángel, sus sobrinas Luisa y Lucía, Rosa, su mano derecha en casa por 16 años y Daniel el enfermero que prestó su apoyo en momentos críticos, quienes  lo cuidaron, saben muy bien cómo fue la preparación que Dios obró en Rafael, para tenerlo listo para este hoy que estamos celebrando. Dios lo acoge como hijo en su Reino: “Yo seré su Dios y él será mi hijo”. Rafael nació hoy definitivamente y vive definitivamente para Dios. Al contemplar a Dios como es, Bondad infinita, ya se le ha revelado “lo que seremos”.

 

• ¡ALABADO SEA JESUCRISTO!

• ¡SEA POR SIEMPRE BENDITO Y ALABADO!